ANÉCDOTAS PRESIDENCIALES

Profr. Rubén Rodríguez Lara

Nuestro pueblo con su muy especial idiosincrasia, siempre ha buscado
encontrarle el lado chusco, irónico a los sucesos políticos de la clase gobernante, que
carente de moral y a veces con una frivolidad que ofende, buscan engañar al
populacho considerándolo ignorante, carente de argucia política y razón social de la
ignominias que se traman desde el gobierno, del cual la gente saca sus propias
conclusiones y a su manera interpreta los sucesos del poder.

DON PORFIRIO DIAZ

Después de varios períodos de reelegirse en la presidencia de la República,
sucedió que en un afán de aparentar su espíritu democrático, el dictador se decidió
por prestarle un ratito la silla presidencial a su compadre Manuel González, vecino
cercano de la mansión del general, el presidente interino, sólo sirvió de florero, pues
era, totalmente manipulado por Porfirio Díaz en las principales decisiones de
gobierno, a lo que algún vecino aprovechó para pintar con grandes letras en la barda
de Don Manuel González “AQUÍ VIVE EL PRESIDENTE Y EL QUE MANDA ES EL DE
ENFRENTE”…

ÁLVARO OBREGÓN “EL MANCO DE CELAYA”

El período postrevolucionario del general Álvaro Obregón comprendió de 1920-
1924, luego le sucedió Plutarco Elías Calles (1924-1928) quien se convirtió en Gran
Jefe de la Revolución, imponiendo a Emilio Portes Gil en la presidencia en (1928-
1930). Pero volviendo al presidente Obregón, éste fue vilmente asesinado en el
Restaurant La Bombilla de la Ciudad de México por un fanático religioso que sólo
sería el instrumento del Poder; el pueblo, ante tal hecho sangriento del cual no hubo
una investigación profunda y convincente, se preguntaba: ¿Quién mató a Álvaro
Obregón? y la respuesta del populacho era: “CÁLLESE: NO HABLE Y PÓRTESE BIEN”…

DON ADOLFO RUIZ CORTINES, EL LONGEVO PRESIDENTE

Conduciendo su auto el Presidente Ruiz Cortines por una de las principales
avenidas de la Ciudad de México, acompañado de su esposa, en forma inesperada se
pasó un alto, siendo descubierto por un agente de Tránsito, el oficial defensor de la
vialidad ordenada, lo detuvo y le pidió se detuviera ipso facto, pero al darse cuenta
que era la máxima autoridad, le inquirió: ¿que pasó mi presidente?.-Se ha pasado usted
el alto?.- La respuesta inmediata del Jerarca político no se hizo esperar ¿que no sabe
usted, mi fiel servidor público, que a un Presidente de la República, no se le para en la
calle? Y la esposa sabiendo de la debilidad de su marido aprovechó para expresarse
con toda franqueza: POS’ A ESTE VIEJO, NO SE LE PARA NI EN LA CALLE, NI EN LA
CASA TAMPOCO”.

BENITO JUÁREZ “EL BENEMÉRITO DE LAS AMÉRICAS”

Un suceso trascendental, definió el valor y la entereza de un gran hombre que
gobernó al país en tiempos de transición política y supo estar a la altura de su gran
responsabilidad histórica. Después de la Guerra de 1847, donde Santa Anna había
cedido más de la mitad del territorio mexicano a los americanos, las potencias
extranjeras amenazaban con imponer a Maximiliano de Austria, como emperador
quien radicaba en el país. Pero Juárez al triunfo de la Reforma, ordenó al fusilamiento
de los Generales Maximiliano, Miramón y Mejía en el Cerro de la Campanas lugar
cercano a la ciudad de Querétaro, acabando con amenazante conspiración.
La crónica en Palacio Nacional cuenta que la esposa de Maximiliano de nombre
Carlota, mujer rubia, apuesta de tez blanca rubia y de físico despampanante solicitó
audiencia en privado, en el despacho de Benito Juárez para interceder por su esposo
para que no fuera fusilado y que a cambio del perdón, le concedería los favores a
Juárez que él deseara.

Cuenta la narrativa, que sus colaboradores estuvieron tras la puerta de la oficina
presidencial, escuchando aquella súplica, y en cuanto Juárez abrió su oficina, se
abalanzaron para presionarle con la famosa frase:- “AHORA O NUNCA SEÑOR
PRESIDENTE”.-, no se sabe, si para presionar al mandatario, que ordenara
inmediatamente el fusilamiento de los traidores, ante los sucesos difíciles que vivía la
República o dicha frase podría dar lugar a una segunda opción.

UN PRESIDENTE DE JUCHIPILA

Cierto o mentira, se cuenta entre el populacho que un borrachito, que vivía por el
rumbo del Barrio de San Francisco, y que apodaban,” Ticho“; se las colocaba muy
seguido, se ponía hasta atrás y que ante una des sus andanzas en las cantinas fue a
para al bote, por escándalo en la vía pública, admás por encontrarse en estado
inconveniente, molesto por tal detención al estar en la comandancia gritó a los
policías que eran una ratas y que las compraba por 50 centavos, le pidieron que no
hablara fuerte y lo podía escuchar el presidente y agregó.-mmmmjjh a ese lo compro
con 5 pesos. Mandaron llamar a su señora, quien pagó la multa pero le advirtieron
que su esposo era muy hablador y había ofendido a los servidores públicos diciendo
que, él los compraba con dinero,… a lo que la humilde señora agregó.-NO SE
APUREN; ESTE MÉNDIGO VIEJO, NOMÁS TRAE DINERO, SE EMBORRACHA Y LE DA’
POR ANDAR COMPRANDO CHINGADERAS…

Juchipila, Zac.,marzo 6 del 2022

Comenta con tu cuenta de Facebook

A %d blogueros les gusta esto: