Del Congreso al Mixtón: Preocupante, situación de los periodistas

Sumado a todos los sectores que se han visto afectados en los últimos años por una serie de malas prácticas, incluidas aquellas que realiza el Gobierno, un tema que ha llamado mucho la atención en las más recientes semanas es el evidente acoso que han sufrido los medios de comunicación mexicanos, principalmente por autoridades gubernamentales.

En México, podríamos decir que la prensa, desafortunadamente, nunca ha dejado de luchar por sus derechos; como el de la libertad de expresión y de ideas, y es que existen decenas de pasajes conocidos (y seguramente cientos desconocidos) mediante los cuales la sociedad nos enteramos de la censura y de los atropellos de los que frecuentemente son parte.

Y si no me cree, basta con que vea las “mañaneras”, el programa matutino organizado y encabezado por el Presidente de la República, quien no repara en cuanto a la serie de insultos, injurias y menosprecios que hace a los medios de comunicación, incluso, aquellos mismos que a diario le brindan cobertura nacional.

Esta serie de desdenes se dan cada vez que algún medio presenta información que no agrade o beneficie al titular del Ejecutivo, uno puede entender, que desde el instinto humano y personal, a nadie nos gusta que nos “avienten tierra”, pero como servidores públicos, debemos de entender que nuestro trabajo también lo es.

Y que por lo tanto, somos susceptibles y merecedores del ojo público y por lo tanto de la aprobación o desaprobación de las personas.

Sin embargo, por ningún motivo se debe de coartar por ello, la libertad de prensa, ni de expresión, ni la opinión, pues existen justamente para observarnos nuestro trabajo y compartir a las personas lo que hacemos, para bien o para mal.

¿Pero por qué se agrava el problema? Pues resulta que esta serie de menosprecios a la prensa, no se quedan solo en un coraje del Presidente durante las mañaneras, sino que se han convertido en un (pésimo) ejemplo a seguir, y ahí vemos a gobernadores, como el de Veracruz, el morenista Cuitláhuac García, quien como buen imitador, cada día hace su propia mañanera y también lanza ataques a la prensa, como el Presidente.

Y también se llega a un punto en el que desde el Palacio Nacional se violan los derechos de un periodista, como lo fue el caso de Carlos Loret de Mola, quien, en independencia de si es de su agrado o no, en el ejercicio de su trabajo exhibió una situación que hasta el día de hoy, un mes después de su publicación, no ha sido totalmente justificada, y compromete al hijo de López Obrador en un supuesto

caso de corrupción y posible tráfico de influencias, me refiero a la mansión que habitaba en Houston, Texas.

Una mansión que en los intentos de justificación, los cercanos al Presidente han salido a decir que no era comprada, sino rentada, pero que incluso las rentas mensuales exceden por ejemplo, lo que gana el propio Presidente, y cuyos propietarios son cercanos a la administración pública federal.

En fin, ese es otro tema del que mucho se ha sabido, el punto aquí es, que después de dicha información, el Gobierno a manera de venganza exhibió los supuestos ingresos anuales del periodista Loret de Mola, lo que resulta una clara violación a sus derechos humanos.

Y son violaciones a sus derechos, porque no solamente no se acreditó que sean reales, sino que en independencia de que lo sean o no, no está obligado a hacerlos públicos al no ser un servidor, pero además, se le puso en riesgo su integridad física y la de su familia, exponiéndolo por ejemplo a un robo, un asalto, o peor aún, a un secuestro.

A la par, el Subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas, reconoce que durante el actual Gobierno Federal ha habido por lo menos 50 periodistas que han perdido la vida de manera dolosa, lo que convierte a este sexenio en uno de los más peligrosos para el gremio y a México en uno de los países más letales para ejercer esta labor.

Pero, ¿A quién acuden los medios para pedir protección? Si desde los gobiernos federales y estatales, los exhiben, les violan sus derechos y exponen a una desgracia.

Comenta con tu cuenta de Facebook

A %d blogueros les gusta esto: