MUERE POR CORONAVIRUS EL OBISPO DE AGUASCALIENTES

Mons. José María de la Torre Martín, quien fungió como titular de la Diócesis de Aguascalientes desde el 31 de enero del 2008 hasta su muerte acaecida este 14 de diciembre del 2020 por causa del COVID-19, ha consternado profundamente a la Iglesia Católica de México en ser el primer obispo mexicano en perecer a causa del SARS-CoV2 y de modo particular a la Iglesia Particular que presidió por 12 años.

AGUASCALIENTES, AGS.-La Iglesia Católica de México está de luto por la muerte del primer obispo por causa del COVID-19 y de modo particular la Diócesis de Aguascalientes de la que fue obispo desde el 2008 hasta el día de hoy en que falleció, luego de estar prácticamente un mes intubado por el coronavirus.

De la Torre, nació en Pegueros, Tepatitlán, Jal., el 9 de septiembre de 1952 realizando su formación sacerdotal en el Seminario Diocesano de Guadalajara y en el de San Juan de los Lagos, prosiguiendo en Monterrey sus estudios de Teología, siendo especializado en Roma en Teología Pastoral por la Universidad Salesiana, recibiendo el orden sacerdotal el 1 de junio de 1980 para la Diócesis de San Juan de los Lagos.

 

El papa Juan Pablo II, lo nombró como obispo auxiliar de Guadalajara el 19 de junio del 2002, recibiendo el episcopado por la imposición de manos del Cardenal Juan Sandoval Íñiguez y siendo co-consagrante el Nuncio Apostólico Giuseppe Bertello y Javier Navarro Rodriguez, obispo de San Juan de los Lagos.

El papa emérito Benedicto XVI, lo nombró como obispo de Aguascalientes sucediendo a Ramón Godínez Flores que murió de cáncer en el año 2007, recibiendo el nombramiento el 31 de enero del 2008. Durante su mandato al frente de la grey católica de Aguascalientes se manifestó fuertemente contra los matrimonios entre personas del mismo sexo y en muchas ocasiones hizo fuertes pronunciamientos sobre las uniones entre homosexuales, ganándose el desprecio y denuncias de parte de organizaciones a favor de la legislación pro-gay.

En el mes de noviembre, luego de participar en una comida con el gobernador y altos funcionarios del Estado de Aguascalientes donde presuntamente se contagió de COVID-19, días después tuvo que ser hospitalizado al ser diagnosticado de SARS-CoV2 y presentar síntomas severos que lo llevaron a ser intubado en el Hospital Hidalgo de Aguascalientes, donde luego de una aparente mejoría, su salud se complicó y falleció en este lunes 14 de diciembre, dejando la Sede Vacante de la Diócesis hidrocálida, hecho que fue anunciado por la Curia que ocurrió alrededor de las 3 de la tarde y en signo de luto se repicaron las campanas de la iglesia catedral y de las parroquias que conforman a la Iglesia Particular de esta jurisdicción eclesiástica.

Con la muerte del obispo, se suma un deceso más en el clero de Aguascalientes seguido del sacerdote José Huriel Mejía Cortez y de José Jaramillo de Los Landeros por el coronavirus.

Es lamentable esta situación donde más de 50 clérigos de la Diócesis de Aguascalientes han dado positivo al COVID-19 donde pese que la mayoría registran síntomas leves, ahora se tienen 3 decesos incluido el de su obispo y ahora sólo quedará esperar a que la Santa Sede por decreto del papa se nombre al nuevo obispo para Aguascalientes.

Comenta con tu cuenta de Facebook

A %d blogueros les gusta esto: