CUMPLE UN AÑO EL PADRE MARCO ANTONIO GARCÍA MUÑOZ, COMO PÁRROCO DE SAN FRANCISCO DE ASÍS.

Para la comunidad católica de Juchipila, se cumple un año de que el padre Marco Antonio García Muñoz llegara para apacentar a la grey, cuya misión ha sido claramente la de todo sacerdote  enseñar la Palabra de Dios, santificar al pueblo de Dios mediante los Sacramentos y de gobernar la parroquia a su encargo, siguiendo claramente la línea de sus predecesores.

JUCHIPILA, ZAC.- Se cumplió un año del nombramiento del padre Marco Antonio García Muñoz, como nuevo párroco de San Francisco de Asís y prácticamente es la estancia que lleva en esta comunidad con su sello característico y que ha dado frutos.

El sacerdote García Muñoz nacido en Ameca, Jalisco, con 40 años de edad, 10 años de ordenado presbítero y solo un año de párroco de Juchipila, en todo este lapso ha destacado por lo siguiente:

-Buen predicador que con homilías breves, concisas y claras, facilitan una mayor comprensión de las Escrituras.

-Sacerdote con trato amable a las personas y con capacidad de escucha.

-A pesar del número reducido de presbíteros (solo 2) confiere el Sacramento de Reconciliación en momentos previos o posteriores a la Misa.

-Ha proseguido la línea de sus predecesores en obras materiales del templo llevando a cabo con los famosos “botes rojos” para colectar ayuda económica y la venta de cena teniéndose la restauración del trato de humedades del templo, limpieza de la cantera exterior, de la pintura interna, de imágenes como la Virgen de Guadalupe y de la Medalla Milagrosa que antiguamente estaba en uno de los nichos del retablo del altar mayor, según consta en archivos fotrográficos y que pocos conocen.

Cabe mencionar que el anterior párroco Marcos Villanueva Ramírez, que sólo duró 2 años y medio al frente de la comunidad nunca realizó Toma de Posesión Canónica de la Parroquia, ni tampoco lo ha hecho el padre Marco Antonio, que siendo este su primer destino como “Señor Cura” como se dice en México a los párrocos, dado que como señala el Derecho Canónico son quienes tienen la responsabilidad de la “Cura de almas de los fieles” que desde luego todo presbítero la tiene; pero los párrocos son los encargados principales de ella en la comunidad encomendada, lo que importa es el nombramiento del Ordinario del Lugar, es decir del obispo diocesano, en este caso del Sr. Cardenal José Francisco Robles Ortega, quien es el obispo diocesano de Guadalajara a la que pertenece Juchipila.

Este pueblo, que cuenta con personas nobles y fervientes, además es una comunidad sobre todo en lo que se refiere en la Parroquia de San Francisco de varia gente de fe y muy entusiasta como son personas que participan en Cursillos de Cristiandad, en Liturgia, como Ministros Extraordionarios de la Comunión, Jóvenes de Jornadas, los de Renovación; pero por otro hay quienes son muy exigentes, siendo a veces complicado en todo lo que atañe a la pastoral… Cabe mencionar que urge en esta zona o decanato un plan pastoral o sistema parroquial que logre acercar a las personas alejadas de la fe a la Iglesia tal como lo ha pedido el Magisterio Universal, las Conferencias Latinoamericanas, de México y diocesanas en lo que conscierne a una Nueva Evangelización que busca salir de sus esquemas para ir a las periferias como es las familias, los jóvenes y los tejidos sociales.

Comenta con tu cuenta de Facebook

A %d blogueros les gusta esto: