LAS RESTAURACIONES DEL TEMPLO PARROQUIAL DE SAN FRANCISCO DE ASÍS

Desde el 2005 se buscó la remodelación del recinto religioso que es icono del pueblo de Juchipila y del Cañón y ya desde hace 7 años se han realizado diversas labores de restauración que embellecen, que son estímulo que dignifica al templo y además puede contribuir en el factor turístico religioso.

JUCHIPILA, ZAC.-La parroquia de San Francisco de Asís que data los inicios de su construcción desde el siglo XVI, se ha convertido en un el símbolo de Juchipila y su región, recibiendo desde hace tiempo una serie de trabajos en pro de su mantenimiento y buen aspecto.

Debido a las grietas que presentaba el templo en algunas partes de los muros y bóvedas y sobre al recurrir a archivos históricos se corroboró que era un problema conocido desde hace ya mucho tiempo de que la iglesia ya tenía deterioros, y es por ello, que el padre Gudberto Gamboa Melgarejo quien fuera párroco del 2004 al 2011, apoyado de su vicario el padre Miguel Hernández Vásquez y de un comité que se conformó para esta causa, se buscó primero una re-cimentación ya que las bases no eran profundas y se descubrió en un estudio además la presencia de mucha arena y agua, cosa que el Instituto Nacional de Antropología e Historia consideró que no era necesario ningún mecanismo costoso, sino más bien quitarle peso de las partes altas del templo y simultáneamente efectuarle una remodelación amplia en la parte exterior, cuyos trabajos se interrumpieron por oposición unánime de la población cuando quitaron loza de la cúpula y torre, más cuando empezaron a enjarrar en la parte lateral.

Posteriormente la humedad comenzó a dañar la pintura interior de la cúpula y del resto del templo y fue hasta la llegada del padre Gustavo Navel Mora como nuevo párroco (2012-2016) que prosiguieron los trabajos materiales remodelando la fachada del curato, de las bancas, de antiguas imágenes religiosas como San Francisco, el Cristo grande, las puertas y finalmente la pintura de adentro, caracterizándose por ser un excelente orador, un gran liturgo que le daba realce a lo sacro, promovió el coro magno con cantos polifónicos y gregorianos, etc.

Los párrocos siguientes como el padre Marcos Villanueva Ramírez (2016-2018) es quien gestionó y ejecutó el tratamiento de las humedades, remodelación del techo de los salones de catequesis, de la imagen de San Antonio, entre otras actividades. En lo que concierne al actual encargado de la parroquia, es decir, al padre Marco Antonio García Muñoz, que lleva un año al frente de la comunidad ha seguido la línea de sus predecesores:

-Continuar con el trato de las humedades.

-Limpieza de la cantera exterior.

-Restauración de imágenes religiosas.

-Restauración de los vitrales del templo.

Comenta con tu cuenta de Facebook

A %d blogueros les gusta esto: