CÉSAR ABEL PATILA, RECIBE LA ORDENACIÓN SACERDOTAL

  • La ordenación presbiteral es el culmen de la formación del Seminario, luego de concluir su proceso formativo; pero, que a la vez marca el inicio de una etapa, cuyo destino por siempre será el de servir a Dios y a la Iglesia.
  • La ceremonia fue presidida por el arzobispo de Guadalajara cardenal José Francisco Robles Ortega, siendo ordenados 34 nuevos sacerdotes y 11 diáconos para la Iglesia Diocesana de Guadalajara.

TLAQUEPAQUE, JAL.- Se llevó a cabo la ordenación sacerdotal de 34 neo-presbíteros y 11 diáconos, acontecimiento que tuvo lugar en el Santuario de los Mártires, siendo ungido el Pbro. César Abel Patila González.

La ordenación sacerdotal, sin lugar a dudas es un acontecimiento sumamente emotivo para todo aquél que desde un determinado momento, se tiene la convicción de que su vocación es dedicarse a este ministerio. Desde luego, todo implica un periodo de preparación, y, es por ello que se ingresa en un seminario donde el llamado al sacerdocio recibe la formación filosófica y teológica que se enfoca en cuatro aspectos: espiritual, académico, humano y pastoral. Todo este lapso, sin lugar a dudas comprende un tiempo prolongado de unos 9 a 10 años, esto tomando en cuenta una vez que concluyen sus estudios correspondientes a preparatoria o equivalente, ya que si para ser sacerdote diocesano de Guadalajara, al entrar desde la etapa de secundaria a un Seminario Auxiliar, el tiempo es de unos 15 años más o menos.

Las ordenaciones sacerdotales y diaconales tuvieron lugar dentro de la Eucaristía presidido todo por el arzobispo de Guadalajara el cardenal José Francisco Robles Ortega iniciando con el canto de entrada por la Schola Cantorum del Seminario Diocesano e integrantes de la Escuela de Música Sacra, todo en lo que es la celebración del Domingo Mundial de las Misiones (DOMUND).

Después de la lectura del Evangelio se hizo la presentación de los que serían ordenados diáconos y presbíteros, pasando luego al mensaje de parte del obispo Robles Ortega, donde el purpurado basó su homilía en las lecturas del DOMUND enfatizando en la misión que es anunciar el Evangelio puesto que la salvación está destinada para todos. Ahora bien, el cardenal en relación al ministerio ordenado, manifestó que su tarea primordial tanto del diácono o presbítero es precisamente la que proclamar la Buena Nueva, siendo evangelizadores a tiempo completo.

Al término de este acto, se procedió al rito de ordenación de diáconos y presbíteros donde cada uno hizo sus promesas como ordenados,  que simultáneamente en la Letanía de los Santos los que recibirían las órdenes sagradas se postraron en el piso como signo de su reconocimiento como seres frágiles; pero, con la convicción del llamado divino y que en su gracia todo es posible.

Se procedió al principio particularmente a la ordenación diaconal donde el obispo impuso sus manos sobre cada uno de los jóvenes seminaristas que ahora recibieron el Sacramento del Orden en primer grado, prosiguiendo con la oración consecratoria, y, finalmente, una vez revestidos como diáconos, el cardenal les entregó el Libro de los Evangelios.

En el último momento, se tuvo la ordenación sacerdotal de 34 diáconos que recibieron el presbiterado, entre ellos del ahora Pbro. César Abel Patila González que recibieron la imposición de manos del cardenal, de los obispos auxiliares y de los presbíteros presentes como signo de colegialidad en el sacerdocio de Segundo Grado.

Al tenerse la oración consecratoria, con la quedan ordenados para siempre, se pasó al revestimiento como presbíteros para luego ser ungidos en las palmas de sus manos con el crisma que expresa consagración y cuyas manos estarán destinadas para perdonar los pecados, poder celebrar la Misa y bendecir al pueblo cristiano en calidad de sacerdotes del Nuevo Testamento.

Para concluir este momento de ordenación sacerdotal, el obispo les hizo entrega simbólica del pan y el vino que han de ofrecer para el sacrificio eucarístico, recibiendo después un signo de acogida y reverencia de parte del obispo y de los presbíteros presentes a los neo-presbíteros.

Comenta con tu cuenta de Facebook

A %d blogueros les gusta esto: